Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

CORCHO POR NATURALEZA transforma un trocito de la dehesa extremeña en un regalo sostenible

Hacen llegar su cultura corchera a través de la artesanía.

San Vicente de Alcántara (Badajoz) es conocida como la Ciudad del Corcho, remontándose su tradición corchera a los inicios del siglo XIX. En sus fábricas se produce el 90% del tapón de corcho a nivel nacional, pero aunque el uso más popular y conocido es el tapón de corcho, tanto el natural como el aglomerado, el uso de este material va más allá, estando presente lugares tan variopintos como la suela de un zapato, aislante para la construcción de frío y de ruido, en instrumentos musicales, incluso lo podemos encontrar en piezas del motor de un fórmula 1.

Unos apasionados de su tierra, Extremadura, y de las grandes posibilidades que ofrece el corcho, decidieron crear Corcho por Naturaleza. Una tienda de venta por internet en la que todos sus productos tienen en el corcho su materia prima principal. “Nuestra idea es transformar un trocito de la dehesa extremeña en un regalo sostenible”, explican.

La mayoría de los productos que encontrarás en Corcho por Naturaleza están elaborados por ellos mismos, principalmente la sección de bisutería y bolsos, hechos a mano con diseños exclusivos. “Pretendemos hacerte llegar nuestra cultura corchera a través de la artesanía, con productos elaborados con corcho” aseguran. Pero en su página web también han incluido una cuidada selección de artículos de artesanos locales, así como algunos de la vecina Portugal.

Trabajan con corcho en varias modalidades, corcho natural que obtienen directamente de las fábricas de la localidad y con la que elaboran los productos más tradicionales, como los asientos, cajas nido, corcho para belenes… Por otro lado, los bolsos, paraguas o bisutería los hacen con tela de corcho, que se obtiene de finas planchas de corcho natural adheridas a una tela textil. Lo que hace que sea muy resistente y con un tacto muy suave y natural.

“Nuestras joyas, se hacen totalmente a mano, de manera artesanal y en exclusiva para cada pedido. Los materiales con los que se fabrican son las láminas de corcho natural. Éstas, se usan para las arandelas. Van colocadas en los tapones de cava o champaña y otros, son elaborados a partir del reciclaje de tapones naturales y tapones de aglomerado. Las partes que son de color más oscuro, pertenecen a lo que se le llama barriga y espalda, es decir la parte del corcho que está en contacto con el tronco del alcornoque y la parte del corcho que vemos en el exterior”, explican los responsables de la empresa.

La mayoría de los productos son diseñados y elaborados por ellos mismos o artesanos de la localidad, fomentando con ello el arraigo en la población, manteniendo así oficios artesanales, buscando nuevos usos para este material tan polivalente y favoreciendo la economía circular del corcho. “Ofrecemos seriedad y calidad, estamos en todo momento al lado del cliente en caso de necesitar que le aclaremos cualquier duda. La seguridad y la rapidez con la que puedas tener el producto en tus manos, son nuestros dos pilares de compra por internet”, apuntan.

Desde Corcho por Naturaleza reconocen que usan el corcho en sus productos ya que es un material 100% sostenible, en el que para su extracción no se daña el árbol, al revés se beneficia favoreciendo su desarrollo. Además el alcornoque, gracias al corcho, es uno de los árboles que más contribuye a la lucha contra el cambio climático, ya que absorbe más CO2 que la media de otras especies.

Esa es solo una de las razones, otras que esgrimen es que gracias a la saca de corcho se mantienen el bosque alcornocal, siendo este el último refugio de muchas especies animales y vegetales en peligro de extinción, como la gran Águila imperial ibérica, el Buitre negro, el lince ibérico, orquídeas, lagartos ocelados… Además, contribuye a sostener la economía rural, favoreciendo el arraigo de pequeñas poblaciones, manteniendo así las tradiciones y la cultura de los territorios corcheros; así como que el corcho es ignífugo, impermeable, flexible, hipoalergénico e imputrescible.