Más pedidos en HARGASSNER debido a la inseguridad en el suministro de gas

Austria es la cuna en el uso de la biomasa térmica para calefacción y generación de calor para uso industrial.

La naturaleza es nuestra forma de vida. Sin lugar a duda, creemos que no hay vida saludable sin respeto por la naturaleza. Desde que HARGASSNER fue fundada en 1984, nos consideramos unos pioneros en la calefacción sostenible y el uso de energías renovables. Este espíritu pionero es ahora más fuerte que nunca, pues nos hemos fijado el objetivo de ser los mejores en todo lo relacionado con la calefacción de biomasa. Todo por el medio ambiente y en aras de las futuras generaciones.

Trabajamos día a día en el desarrollo, fabricación y distribución de calderas de pellets y astillas de madera en un rango de potencia entre 6 y 2,5 MW, así como calderas de gasificación de leña, con un rango de potencia entre 20 y 110 kW. Con más de 38 años de experiencia y más de 140.000 clientes satisfechos en todo el mundo, HARGASSNER es actualmente sinónimo de tecnología y calidad de fabricación.

Steven Trogisch, gerente de HARGASSNER Ibérica, ofreció en REBUILD unas pinceladas sobre el uso de la biomasa en la edificación, en la rehabilitación de viviendas donde ya hay calderas de gas, gasoil, calderas de leña antiguas, y cómo se puede integrar en ellas la biomasa.

Desde Asturias, HARGASSNER Ibérica representa a la casa matriz, ubicada en Austria, empresa fabricante de calderas de biomasa. Austria es la cuna en el uso de la biomasa térmica para calefacción y generación de calor para uso industrial.

HARGASSNER posee un centro de I+D; es una empresa con 800 empleados que funciona a nivel mundial. Desde hace poco hay gran interés en los países latinoamericanos.

HARGASSNER nació en 1984 y con el paso de los años han ido ampliando su capacidad instalada. Con la guerra en Ucrania y la subida de precios del petróleo y el gas y la inseguridad en el suministro energético, estamos registrando un gran interés por todo tipo de usuarios, sobre todo en el centro de Europa, donde se ven más afectados por la inseguridad en el suministro del gas.

También en España hay cada vez más interés. El precio del gasoil ha subido sustancialmente y se prevé que mantenga un nivel alto durante bastante tiempo.

En España HARGASSNER está operativa desde 2008, y tras el núcleo duro en consumo de calderas de biomasa, que componen Austria, Alemania, Austria y Suiza, somos el país más importante para esta compañía, que este año ha participado en REBUILD, bajo el paraguas de ADVANTAGE AUSTRIA

Cuando hablamos de biomasa para uso término, hablamos de pellet, astilla y leña. Del pellet cada vez se habla más, y hay combustibles alternativos, como hueso de aceituna o la cáscara de almendra y cultivos energéticos que son tan usuales como el álamo o el sauce, pero que se pueden usar en calderas de biomasa.

La biomasa es un combustible regional. No dependemos de otros países o crisis mundiales, lo tenemos aquí. Es un combustible económico, especialmente ahora; el más económico que hay en el mercado. La calefacción por biomasa es económica y sostenible. Es una tecnología válida para todos. Cualquier edificio puede integrar la biomasa de una manera u otra: calefacción centralizada en viviendas, granjas, industria… Siempre hay una opción para la biomasa. Las calderas de biomasa se diferencian por el tipo de combustible que queramos utilizar:

  • Las de astilla son realmente las poli combustible, queman un poco de todo.
  • Las de pellet queman, además, hueso de aceituna, dependiendo de los modelos. 
  • Y tenemos también calderas de leña, calderas combi (leña y pellet) y sistemas de cogeneración eléctrica, que en dos años estarán disponibles para el mercado español.

LA ASTILLA

La astilla es madera triturada. No requiere de un gran procesado y es un combustible muy fácil de producir. VENTAJAS:  Es Idónea para grandes consumos como piscinas, polideportivos, colegios, hoteles, geriátricos, sitios donde realmente existe una gran demanda. 

Actualmente, es el combustible más económico que hay en el mercado. Es realmente muy interesante para esos grandes consumos. Quizá, no tan idóneo para viviendas, pero eso es porque la astilla ocupa mucho espacio, su caldera es más grande y también más costosa que la de pellet. 

El origen de la astilla siempre es muy local. Por su característica, no merece la pena llevarla de un lado a otro del paìs. Generalmente viene de un radio de entre 80 y 100 kilómetros. Cualquier empresa forestal puede producir astilla.

Además, genera puestos de trabajo en zonas rurales, contribuye a mantener los bosques limpios y sanos, y a evitar los incendios que pueden ocurrir por tener un bosque descuidado.

En cuanto a la ASTILLA como combustible, hay que prestar un poco más de atención a lo que es el silo y el almacenamiento, cómo se llena un silo con astilla. Hay solución para todo, pero en todo proyecto, merece la pena estudiarlo bien porque, por muy buena que sea una caldera de astilla, si está mal implementada, no va a funcionar bien.

CALDERAS DE PELLET

El pellet tiene muchas ventajas también. Es, simplemente, serrín prensado.  Tiene una alta densidad energética, es de fácil manejo, genera muy poca ceniza y es el combustible clásico para estufas de pellet, calderas domésticas y también para grandes consumidores, pero en zonas donde no hay tanto espacio para el silo. Permite disponer de silos pequeños y una fácil carga. Es idóneo para pequeños consumos, zonas de difícil acceso y con poco espacio para un silo. Es un combustible muy económico, aunque no tanto como la astilla. 

En España tenemos muchísimas fábricas de pellet y también en Portugal y su precio es más sostenible y estable. Aunque en estos tiempos en lo que todo sube, también sube el precio de la biomasa. Pero de ninguna manera tanto como pueda subir un combustible fósil. 

Los silos son más fáciles de gestionar y planificar. Siempre la alimentación en un silo de biomasa y la caldera es con mangueras de aspiración, es muy sencillo. Se puede  rehabilitar cualquier edificio con una caldera de biomasa, se puede integrar bien, sin ningún problema.  

LEÑA

La leña es idónea para clientes y usuarios en la zona rural que disponen de un bosque, de la biomasa, en espacios como casas rurales, viviendas unifamiliares y, en general, en casas de personas a quienes les gusta la madera. Es un combustible muy económico, en algunos casos gratuita, aunque siempre requiere mano de obra. 

En Austria decimos que la biomasa da tres veces calor: cortar los árboles y manejarlos; almacenar en la vivienda y su consumo. Es un combustible muy interesante. 

GAMAS DE CALDERAS

HARGASSNER ofrece calderas industriales, capaces de quemar incluso combustibles muy malos, húmedos, con un contenido en agua de hasta un 60%. 

Son interesantes para producir electricidad y calor con la biomasa. Son sistemas muy compactos. Los vendemos desde hace unos años en el centro de Europa aunque por límites de capacidad no los podemos suministrar todavía en el mercado español.

Cualquier caldera de biomasa, al menos de nuestra gama, es totalmente automática. Cualquier cliente que la instala no tiene que mancharse las manos, aunque es cierto que hay que vaciar el cenicero tres o cuatro veces al año. Se limpian automáticamente, se encienden automáticamente y se cargan ellas mismas.

Steven Trogisch, gerente de HARGASSNER Ibérica