CHIRUCA ya lleva 20.000 árboles plantados en Bergasa

Con su proyecto “Absorción Bosque Chiruca” busca compensar las emisiones de CO2 que se derivan del proceso de fabricación de sus calzados.

Calzados Fal-Chiruca mantiene vivo su compromiso con el medio ambiente y, por eso, desde noviembre de 2015 sigue con la plantación del Bosque Chiruca, que se encuentra en el municipio riojano de Bergasa y donde tiene previsto reforestar 15.5 hectáreas. Sin ir más lejos, este mismo año ya se han plantado 2.000 árboles más.

Gracias a esa cifra, el Bosque Chiruca ha conseguido ya la cifra de 20.000 árboles plantados. En esta ocasión, al tratarse la zona reforestada de una zona con barrancos y zonas sombrías, se han plantado encina, roble, cerezo silvestre, maguillo, serbal, arce, almez y pino piñonero… una amplia variedad de especies que ayudarán a la biodiversidad del terreno.

Con este bosque lo que pretende Calzados Fal es compensar las emisiones de CO2 que se derivan del proceso de fabricación y que están dentro de su proyecto de “Absorción Bosque Chiruca” registrado en el MAGRAMA (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente) para calcular, reducir y compensar las emisiones de gases de efecto invernadero y contribuir a la sostenibilidad medioambiental.

“Nuestro compromiso por la implantación de sistemas de trabajo que cuiden el medioambiente es uno de los grandes pilares que sustentan la empresa. Es por ello que nuestra filosofía de responsabilidad social ha permitido definir los impactos ambientales significativos de la empresa y plantear objetivos de mejora, a través de diversas certificaciones de gestión ambiental que hemos obtenido a lo largo de los años”, afirma del responsable de Calidad y Medio Ambiente de Chiruca, Jorge Orío, persona que coordina la plantación.

El compromiso de Calzados Fal – Chiruca por la implantación de sistemas de trabajo que cuiden el medio ambiente es uno de los grandes pilares que sustentan la empresa, y prueba de ello es que fue la primera empresa de calzado española certificada por AENOR en la Huella de Carbono CO2 controlado en el año 2012 y que ha conseguido el Ciclo Completo de Huella de Carbono en años sucesivos.

“La huella de carbono es una manera de medir el CO2 que se vierte a la atmósfera, y plantamos árboles para que absorban ese CO2 y compensar así lo emitido en el proceso de fabricación de las botas. Nuestro compromiso es seguir con las compensaciones de CO2 hasta conseguir compensar el 100%”, esgrime Orío.

El Bosque Chiruca es un terreno de 15,5 hectáreas de extensión, ubicado cerca de sus instalaciones de Arnedo. Desde Calzados Fal-Chiruca quieren que toda aquella persona preocupada por el medio ambiente y que quiera colaborar con su proyecto pueda hacerlo. Por ello, ponen a disposición su página web www.bosque-chiruca.com, desde donde quienes quieran formar parte de este compromiso, si lo desean, pueden plantar su propio árbol en el Bosque Chiruca e incluso ponerle el nombre que quieran. “Cuantos más árboles se planten más crecerá el Bosque”, aseguran.