Un cuento transmite la importancia de la gestión forestal

«El Misterio de Sierra Espuña» acerca a los más pequeños al cuidado de los bosques.

“Pinín es un pino joven que vive en el bosque de Sierra Espuña. Como cualquier adolescente, se enfrenta a continuos cambios y a preguntas a las que no encuentra respuesta. Menos mal que tiene a Fétido, un pequeño jabalí con el que comparte más que aventuras. También le acompañan sus vecinos, pinos de más de cien años de edad, que le han cuidado siempre. En el bosque cada uno persigue su sueño: Pinín quiere convertirse en el árbol más alto del lugar y los pinos viejos desean que nazcan miles de nuevos pinos de sus piñones, tarea que llevan intentando sin éxito durante más de un siglo. De repente, una visita inesperada cambiará la vida de Pinín y el de toda Sierra Espuña”.

Esta es la sinopsis del cuento «El Misterio de Sierra Espuña«.

Un cuento escrito por Ángel Roldán, ingeniero de Montes, e ilustrado por Marta Benedí, dirigido para niños de más de ocho años y con el que se intenta inculcar la ciencia forestal en los niños, de manera especial la educación ambiental de los bosques. “Este cuento explica de forma sencilla el aclareo sucesivo uniforme, un tratamiento selvícola que no es nada fácil de entender”, explica Roque Pérez Palazón, técnico responsable del Servicio de Gestión y Protección Forestal de la Dirección General de Medio Natural de la CARM.

Se trata de un cuento que se editó con motivo del Día Internacional de los Bosques y su celebración durante este 2021 en la Región de Murcia, donde se espera que en octubre pueda llevarse a cabo varias actividades presenciales. “Este cuento es un homenaje a las personas que colaboraron en la repoblación de Sierra Espuña con la plantación de millones de árboles con sus manos”, señala Pérez Palazón.

La Sierra de Espuña fue repoblada hace 100 años y en el cuento se pretende hacer un símil de los árboles con los hombres y mujeres que habitan en los pueblos. “Al igual que ocurre en nuestros pueblos, donde es necesario regenerar la población para que no envejezca, debemos facilitar que en nuestros bosques pase lo mismo” apunta el autor del cuento. “Una población viva tiene que tener árboles de todas las edades y los trabajos de gestión forestal tienen que ir encaminados a esta diversificación de edades para que dentro de cien años Sierra Espuña siga siendo un bosque como lo conocemos en la actualidad”.

En principio el cuento está dirigido para niños y niñas demás de ocho años, pero también puede ser para adultos, ya que incluye recursos didácticos y una guía para educadores y maestros. “Nuestra labor es difundir ese conocimiento de aclareo sucesivo uniforme y esperemos que este libro contribuya a ello”, puntualiza Pérez Palazón.

Además del cuento, entre marzo y octubre se pueden presentar las fotografías relacionadas con la gestión forestal en el concurso de fotografía “Restauración forestal: un camino hacia la recuperación y el bienestar” organizado por Juntos por los Bosques. Tiene cabida en este concurso cualquier fotografía relacionada con el lema escogido para la celebración del DIB 2021. Estas son las que tienen que ver con actuaciones de gestión forestal, actuaciones de gestión hidrológica y construcción de infraestructuras básicas del monte. El nexo común a éstas, debe ser el mostrar la labor e intensa actividad desarrollada en los montes, así como la generación de empleo verde.

«Los trabajos forestales siguen siendo muy desconocidos para la población urbana. Alguno de estos oficios está en peligro de extinción, aunque han surgido otros nuevos, y el concurso fotográfico versará sobre esta temática», concluye Pérez Palazón.