Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

GABARRO sigue apostando por LUNAWOOD®

Madera de pino y abeto termotratada sin ningún tipo de aditivo químico.

Un año más Gabarró Hermanos, compañía líder en distribución de madera, tableros y tarimas, sigue apostando con fuerza por la marca escandinava de madera de pino y abeto termotratada y sin aditivos químicos Lunawood®, que distribuye de manera exclusiva en nuestro país.

 

 

La madera de Lunawood® es ideal para construcciones en madera y puede usarse en infinidad de aplicaciones, dependiendo del tratamiento al cual sea sometida, lo que también determina su uso para exterior o interior: revestimientos de fachadas, suelos y techos, vallas, terrazas, saunas, barreras anti-ruido, mobiliario de jardín e incluso cubiertas y bordes de piscinas. Soluciones constructivas respetuosas con el medio ambiente, sostenibles y con un envejecimiento natural y atractivo a pesar del paso de los años.

Los revestimientos de fachada de madera termotratada Lunawood® son una solución óptima para reformar construcciones antiguas, ya que ofrecen una protección adicional a la pared existente y aíslan el edificio sin perder superficie interior. Pero también pueden utilizarse para revestir obra nueva, tanto de viviendas o de edificios de servicios de madera como de construcciones clásicas de hormigón, ladrillo u otros materiales.

 

 

Los productos de Lunawood®, reconocidos por su gran calidad, son naturales y sin aditivos químicos, características que lo convierten en una madera sostenible y respetuosa con el medio ambiente. La marca escandinava es pionera e innovadora, a nivel mundial, en la modificación térmica de la madera, sometiéndola a un ciclo combinado que alterna altas temperaturas (entre 190 y 212°C) y diferentes grados de humedad, según la gama de producto: LunaThermo-S para aplicaciones de interior y LunaThermo-D pensada para su exposición en ambientes de exterior.

 

 

Estos tratamientos térmicos intensivos, sin ningún tipo de aditivo químico, consiguen transformar la estructura y las propiedades de la madera. En el caso del pino, se logra reducir en un 50% la tendencia natural de la madera a doblarse, hincharse o encogerse a causa de la humedad.

Este proceso da como resultado una madera mucho más estable y duradera, capaz de equilibrar los cambios de calor y frío, además de ser muy agradable de pisar. Por otro lado, su resistencia a los xilófagos es equivalente a la del alerce, el roble e incluso la de la teka, en función de su grado de tratamiento.

Todos los productos de Lunawood® disponen del certificado internacional PEFC® (Programme for Endorsement of Forest Certification Schemes).