Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

¿Cómo reciclar la madera usada?

Aquellos productos y artículos pequeños que están fabricados con madera van al contenedor amarillo.

La madera es uno de los materiales más utilizados en la construcción, debido al gran número de ventajas que supone, entre ellas que es biodegradable y además es un aislante térmico muy eficiente.

Pese a la extensión de su uso, muchas personas no saben que la madera también se puede reciclar, de la misma forma que lo hacemos con el papel o el plástico, también es un material reciclable. Y saber por qué es importante reciclar este producto es vital.

En España reciclar la madera es una de las cosas más importantes, no solo por la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente. También, porque se trata de un país con déficit de madera por lo que siempre será mejor reciclar y reutilizar antes que tener que explotar los bosques en exceso.

En nuestro país, a lo largo del año se generan más de 500 mil toneladas, debido a su gran explotación tanto en la construcción o como la fabricación de objetos, muebles principalmente.

¿EN QUÉ CONSISTE EL RECICLAJE DE LA MADERA?

Reciclar la madera es uno de los procesos más sencillos y económicos. Primero que todo, es importante tener en cuenta que aquellos productos y artículos pequeños que están fabricados con madera van al contenedor amarillo. Por su parte los objetos de mayor tamaño se deben llevar a un punto limpio, como los ecoparques.

Cuando los objetos llegan a la planta de reciclaje se llevan a cabo todo tipo de procesos de clasificación, limpieza y reducción de volumen. Primero, se analiza el tipo de madera y la calidad de ésta. Una vez hecho, se separa todo aquello que no es madera, como tornillos u otros materiales, cartón o plástico, para poder triturar la madera para hacer serrín o virutas.

¿DÓNDE VA A PARAR LA MADERA RECICLADA?

Existe una gran variedad de destinos y fines para los que se puede utilizar la madera reciclada, pero hay tres que son los más habituales:

  1. Fuente de energía: Puede utilizarse para conseguir energía ya que es una gran fuente de electricidad. Para ello se llevan a cabo procesos de incineración, pirólisis o la gasificación por plasma. Aunque la más empleada es la primera.
  2. Fabricación de compost: Este material también se utiliza para obtener abono orgánico ya que se trata de un material de origen vegetal.
  3. Ganadería: el serrín y las virutas son muy útiles sobre todo en los establos o para la limpieza de excrementos.
  4. Fabricación de tableros de aglomerado: Es uno de los usos más extendidos. Se trata de paneles formados por virutas de madera reciclada con resina sintética.

Hoy en día casi todas las ciudades e incluso los grandes municipios disponen de recintos o instalaciones que funcionan como puntos limpios donde los vecinos pueden entrar a depositar todo tipo de residuos y de materiales para su posterior reutilización.

Además también existe una gran red de empresas que se dedican a la recogida de residuos urbanos, lo que puede ser de gran ayuda cuando hay que transportar muebles pesados o grandes cantidades de madera. Además esto facilita aún más la accesibilidad a su reciclaje.