Carlos Gonzalez, Presidente: “PROFEMADERA ha de ser fuerte, para que las instituciones nos busquen»

«El profesorado esta tocado, porque ha sufrido cambios y recortes que han afectado a la calidad de la enseñanza».

Carlos González Mediavilla es profesor en el I.E.S. «León Felipe», en Torrejón de Ardoz (Madrid). Su candidatura fue votada por unanimidad en la asamblea general celebrada por la Asociación de Profesorado de Formación Profesional de la Rama Madera-Mueble, reunida en Málaga el pasado día 9 de Mayo.

 

Acompañan a Carlos González en la nueva junta directiva de PROFEMADERA, Ricardo Arnau (vicepresidente), Gustau Saeta (secretario) y Alberto García (tesorero). Un grupo muy afín, ligado al mundo de las competiciones internacionales de la Formación Profesional.

«Quiero que PROFEMADERA sea un referente en el sector. Hacerla fuerte para que las instituciones nos busquen. Que se le dé la importancia que tiene y que logremos difundir todo lo que hacemos. Para ello es fundamental estar muy presentes en las redes sociales y que la página web sea potente y activa, con información útil y actualizada. Queremos conseguir que todos los profesores participen con sus propuestas, ideas y contenidos, y abrir la web también al alumnado, mediante un foro».

 

¿Cómo va a ser posible emprender tan ardua tarea?

 

Contamos con el apoyo inmediato de «satélites» en todas las comunidades autónomas. Aunque aspiramos a que absolutamente todos los miembros de PROFEMADERA se sientan orgullosos y ligados a su Asociación, y aporten su granito de arena. Si están motivados y se sienten partícipes importantes, incluso los centros más pequeños no dudarán en dedicar a su Asociación un poco de su tiempo.

Es un error pensar que una sola persona o una junta directiva van a ser capaces de impulsar, ellos solos, un colectivo tan complejo y diverso.

 

¿Algún proyecto destacable en ciernes?

 

Destaca el proyecto «Carpinteros sin fronteras»; una iniciativa encaminada a montar un taller en El Salvador, financiada por la administración local de Cataluña. Es un toque de compromiso de la Asociación con la sociedad. Queremos apoyarles.

Navarra y Ferrol acogerán las dos próximas ediciones de las Jornadas Técnicas Nacionales de PROFEMADERA. Entretanto, vamos a ayudar al máximo a los organizadores de los próximos concursos de estudiantes, de proyectos, de fotografía y de diseño de muebles.

 

Carlos González iba a ser jefe de expertos de Euroskills este año. ¿Es Vd. la persona ideal para potenciar la internacionalización de PROFEMADERA?

 

En efecto, las competiciones internacionales son una vía ideal para conectar con centros y profesores de formación profesional de todo el mundo. De ahí a compartir proyectos o intercambiar estudiantes hay un paso.

Ahora todo esta parado, pero imagino que España regresará a las competiciones internacionales. De hecho, las comunidades autónomas están invirtiendo en sus respectivos torneos regionales. En la rama de madera y mueble somos unos privilegiados, ya que podemos participar en tres competiciones: carpintería, ebanistería y carpintería de obra. Y contamos con representación potencial en los tres skills.

 

¿Cómo ha dejado la crisis el nivel de centros y docentes asociados?

 

El profesorado está tocado, porque ha sufrido cambios y recortes que han afectado a la calidad de la enseñanza. Es un hecho que hay menos profesores, con más alumnos y más horas lectivas.

También el número de Asociados en PROFEMADERA ha descendido. Hemos llegado a ser doscientos, y la actualidad somos 139. Lo mejor es que somos muy vocacionales; nos gusta la carpintería y la docencia. Será fácil seducir a los compañeros, si les ofrecemos propuestas.
En cualquier caso, no vamos a ir «a la caza del Asociado». El Asociado tiene que venir a PROFEMADERA, porque vea que lo que hacemos y conseguimos merece la pena.

 

Y el alumnado, ¿crece cuantitativa y cualitativamente?

 

Históricamente, la rama de formación profesional de madera tiene poca demanda. Es considerada una profesión sucia y ruidosa, incluso peligrosa. Sin embargo, es creativa, agradecida… maravillosa.

El alumnado no termina de elegir nuestras enseñanzas como primera opción. Con la crisis, ha aumentado el número de alumnos. Algunos llegan desde una breve experiencia laboral. Otros provienen del fracaso escolar (PCPI). Nos enfrentamos ante el reto de facilitar el aprendizaje de una profesión en un entorno cambiante como el que nos encontramos.

Tenemos la asignatura pendiente de dignificar y prestigiar este oficio. Tal vez la manera sea un carnet profesional homologado.

 

¿Es representativa la presencia de la mujer en la formación profesional de la rama madera y mueble?

 

Su presencia es baja, tanto entre docentes como en el alumnado. Es un espejo de lo que se puede ver en talleres y fábricas del ramo. En Dinamarca hay bastantes mujeres en el sector. Tal vez haya que mirarse en aquel mercado para detectar a qué se puede deber, o qué podríamos intentar mejorar.

 

¿Y la dotación tecnológica de los centros, en general?

 

Euskadi continúa en su línea, invirtiendo y comprando máquinas nuevas. Salvo contadas excepciones, los demás estamos mucho peor que estuvimos… Tal como nos dijo un ponente finlandés en las pasadas jornadas técnicas de PROFEMADERA en Málaga, «los chicos tienen que trabajar con buena maquinaria». Es de perogrullo, pero conviene recordarlo. Lo triste es que las empresas nos demandan chicos que sepan manejar Autocad y máquinas con control numérico. Algunos centros que no tenemos esa tecnología, formamos chavales que, a priori, salen en desventaja al mercado laboral.

 

«Tenemos que hacer mayor de edad a nuestra Asociación -concluye Carlos González Mediavilla, Presidente de PROFEMADERA-. Son veinte años de actividad, con altos y bajos, pero sólo cabe ir adelante, e ir a mejor».