Francisco Pons, Secretario General de CONFEMADERA: “A pesar de todo, la madera se promociona sola»

Francesc de Paula Pons, está convencido de que el sector de la carpintería y el mueble tiene futuro en España, si se preparan tanto las empresas como las personas, con nuevos productos y acabados, así como nuevos mercados y sistemas de comercialización.

«De cara a 2011, las empresas que deseen continuar activas tendrán que adaptarse a las necesidades del mercado y a la coyuntura internacional para ser competitivos -afirma convencido el secretario de CONFEMADERA-. Estamos en un momento de resistencia y consolidación, en el que las empresas que apuesten por la exportación, tengan fortaleza y hayan hecho sus deberes adecuadamente, podrán ir saliendo hacia delante».

 

¿En qué situación inicia su actividad el sector en este 2011 que ahora comienza?

 

Atisbamos ciertos detalles que invitan a un moderado optimismo: la pérdida de empleo se ha estabilizado en el segmento madera, y el mueble ha creado 1.900 puestos de trabajo en el tercer trimestre de 2010. A pesar de ello, persiste la prudencia e incluso el miedo en el seno de la industria, porque la construcción continúa parada y falta confianza en el consumidor.

 

Aunque en 2009 se contrajo la exportación de productos de madera, durante los primeros nueve meses de 2010 mueble y carpintería han crecido un 2% cada uno.

 

Ahora bien; quien se quede haciendo lo mismo que hacía hace cuatro años, difícilmente va a salir adelante.

 

¿Está afectando la crisis a la propia Confederación?

 

A lo largo del año 2010 he percibido alguna tensión en las reuniones, generada por la situación de las empresas.

 

Yo entiendo el nivel de exigencia de los empresarios en cuanto a los objetivos alcanzados por la Confederación, pero estoy obligado a pedirles más paciencia.

 

La función estratégica de los comités y juntas ha ido creciendo, lo cual denota madurez de los empresarios y de la propia organización. En el diálogo social, hemos convencido a los sindicatos de la necesidad de adecuar el convenio a las nuevas circunstancias económicas.

 

CONFEMADERA ha consolidado su función de lobby. Y nuestra presencia en la patronal europea es cada vez más intensa. Finalmente fue publicado el Real Decreto sobre control de importaciones, que era una larga reivindicación del sector, y se ha logrado aumentar a 60 TM el límite de tonelaje en el transporte de madera.

 

Y avanzamos en el equilibrio entre las asociaciones territoriales y subsectoriales, con la gente participando y aportando ideas. Por cierto, entre las primeras estamos asistiendo a un proceso de concentración, lo que facilitará sin duda su funcionalidad. Aspiramos a que también se agrupen progresivamente las segundas; cuidando el grado de representatividad, influencia e información de todas las empresas.

 

A nivel cuantitativo, hemos sumado los colectivos de rechapadores, fabricantes de contrachapado y de pellets. La patronal está muy viva. Tratamos de estar con los empresarios allá donde nos lo permite la agenda.

 

¿Cómo valora Vd. los efectos del Real Decreto sobre ayudas a la rehabilitación y la reforma?

 

Es la primera vez en la historia que conseguimos el IVA reducido, en un momento en que subía el IVA. Y por primera vez obtenemos una incentivación a la rehabilitación y la reforma en la carpintería. El compromiso de CONFEMADERA en este sentido ha desembocado en que la Confederación ostente la presidencia de la subcomisión de CEOE para la rehabilitación y la reforma.

 

Pero soy consciente de que lo conseguido es insuficiente.
El Real Decreto no reflejó finalmente lo hablado con los distintos grupos parlamentarios. Así y todo, logramos mejorar los planteamientos iniciales. Es el Gobierno quien no ha rematado la faena.

 

De cara al futuro inmediato, ¿cabe soñar con una ampliación o mejora de las condiciones que contempla este Real Decreto?

 

Acometer una reforma de un hogar o una oficina, o la rehabilitación de un edificio o una comunidad de vecinos ha de resultar fiscalmente atractivo. Y el Real Decreto no lo propicia. En particular, las clases medias no se sienten atraídas por invertir en reformar sus casas. Italia, por ejemplo, ha incorporado el mueble en esta reivindicación.

 

Tarde o temprano, la rehabilitación va a ser la alternativa a una construcción que no arranca. Esperamos que la ley de economía sostenible recoja incentivos más amplios para animar la actividad de la reforma; lo cual serviría al Estado para incrementar la recaudación y controlar en cierta medida la economía sumergida en este sector. Nuestra pelea va a continuar, porque estamos cargados de razón.

 

¿Están preparados los empresarios del sector para cumplir y hacer cumplir la ley de morosidad?

 

Para cumplirla, siempre. En cuanto a beneficiarse de ella, veremos si las empresas constructoras están dispuestas a cumplirla. Junto con CEPCO, éste ha sido otro de los grandes objetivos de CONFEMADERA. Se ha conseguido la ley, la regulación, hemos de hacer que se cumpla, pero debemos ser prudentes, respetando la máxima de la competencia y comprendiendo que, con la falta que existe de financiación, costará a muchas empresas cumplir los plazos de pago. El pasado 28 de diciembre, el nuevo presidente de CEOE, Joan Rosell, confirmó que persistirá durante un tiempo indefinido la falta de crédito para nuestras pymes.

 

Con lo cual, la internacionalización se erige en una de las principales vías de futuro para las empresas…

 

Sin duda. Y CONFEMADERA trabajará en 2011 al lado de las empresas, acercándoles el plan de exportación financiado al 50% por el ICEX, sumado al Catálogo de Empresas Exportadoras del Sector Madera; en esta ocasión con 120 firmas acompañadas de productos muy interesantes.

 

Arrancamos el año editando un vídeo sobre el sector en YouTube e insertando un encarte en la prestigiosa revista anglosajona de diseño y cultura «Monocle», con una muestra de lo que es capaz de hacer la industria española de la madera, en un curioso «regreso a los orígenes» de este material. Asimismo, ayudaremos a cincuenta empresas del sector del hábitat a posicionar su producto y su marca en mercados internacionales, mediante la técnica del «branding», basada en la personalización y una estrategia bien calculada. También estamos dispuestos a organizar o asesorar al empresario que desee acometer misiones comerciales diferentes a las que ofrece el plan sectorial del ICEX.

 

Estamos convencidos de que podemos ser la gran referencia para Europa en los mercados latinoamericanos. Queremos que nuestras ferias líderes, Hábitat y Maderalia, sirvan de trampolín para conectar a las empresas de ambos continentes.

 

Por último, quiero anunciar que nuestro congreso bienal «Emclaves» tendrá este año un enfoque internacional: expertos foráneos en el sector de la madera y el mueble informarán sobre las fórmulas de internacionalización de sus empresas y productos.

 

¿Qué promoción se ha hecho y se va a hacer de toda esta labor de la Confederación?

 

Aunque contábamos con menos recursos que en años anteriores, en 2010 el Consejo Español de Promoción de la Madera ha mantenido el tipo. A pesar de todo, la madera se promociona sola, y su progreso no depende tanto del dinero como del trabajo y la voluntad colectivos de promoción.

 

«Construir con Madera» ha concluido su primera fase de trabajo, basada en la elaboración de guías técnicas de la madera, y ha iniciado el camino de la promoción con «Aulamadera» y con un sitio web –www.construirconmadera.org– que permite la descarga de la documentación técnica destinada principalmente a los arquitectos que desean proyectar con este material.

 

«Vivir con Madera», por su parte, ha comenzado la emisión en Televisión Española de siete documentales sobre nuestro sector, y avanza en la elaboración de un argumentario para el consumidor que demanda información sobre las ventajas y prestaciones de la madera.

 

Ambos proyectos son protagonistas en las ferias de referencia del sector: «Construir con Madera» en Construmat, y «Vivir con Madera» en Maderalia y sus satélites Zow y TCB.

 

En 2011 aguardamos con enorme ilusión una nueva edición de los «Premios de la Madera», cuyos participantes están alcanzando un nivel que provoca envidia fuera de nuestras fronteras.

 

Yo creo que contamos con una generación de empresarios que terminará descubriendo nuevos productos, fruto de toda esta labor. Y mediante la formación, estamos regenerando en la gente joven una fuerte ilusión por trabajar en este sector.