Advertisement

Unir al sector de la madera

PROFUSTA celebrará este mes de enero su primera asamblea.

Profusta celebrará este mes de enero su primera asamblea, en la que se determinará la hoja de ruta a seguir y las primeras medidas a poner en marcha.

“La creación de un espacio colaborativo del sector de la construcción sostenible en madera, donde estén representados todos los agentes involucrados en el sector, desde el árbol hasta el producto final acabado”. Ese el objetivo de Profusta, una plataforma surgida hace unas semanas en Cataluña, que busca el conocimiento, la promoción y la defensa del mundo de la madera.

“Fue un proyecto del que hablamos en octubre. Explicamos que pretendía ser una plataforma para unificar todo el sector de la madera”, explica Jorge Blasco arquitecto y consultor de estructuras de la ETSAB. “La idea es poner en comunicación a todos los agentes que intervienen en la construcción de un edificio de madera, desde el árbol hasta el producto final”, añade a su vez Salvador Ordoñez, coordinador general del Gremi i Moble de Catalunya.

Así las cosas, en la plataforma se pretende incidir en todo el ciclo de vida de los materiales constructivos: su generación, el transporte, su vida útil y el mantenimiento, así como, finalmente, su deconstrucción y reutilización. “Queremos poner en contacto a todos los agentes de este proceso, para de este modo generar las sinergias necesarias que sirvan de referente en el mundo de la madera”, indica Ordoñez.

Profusta tiene la intención de convertirse en referencia del sector de la construcción de madera, que permitirá disponer de un catálogo actualizado de profesionales, empresas, materiales, edificios, soluciones constructivas, ensayos, innovación y todos los aspectos relacionados con la actividad. Además, colaborará con los diferentes agentes, entidades e instituciones implicadas en la planificación y adaptación del sector al crecimiento de la construcción en madera de las próximas décadas, desde una perspectiva de sostenibilidad. “Es importante destacar que Profusta no viene a quitar a ningún agente, sino que viene a unirlos y establecer una conexión entre ellos. La creación de nuevos valores y un conocimiento más global es lo que nos permitirá abordar el Siglo XXI como el siglo de la madera”, recalca Salvador Ordóñez.

El proyecto fue presentado en una conferencia a la que asistieron 115 personas relacionadas con el mundo de la madera. Tras la misma, los promotores de la plataforma invitaron a numerosos asistentes a formar parte activa del proyecto, creando la asociación Profusta; se adhirieron 43 personas, que, constituidos en asamblea fundacional, escogieron los cargos básicos de la misma: Jorge Blasco en la presidencia, José Bunyesc en la vicepresidencia, Federico Pesl a la secretaría y Miquel Jiménez a la tesorería.

 

 

PRIMERA ASAMBLEA EN ENERO

La asociación cuenta de inicio con 43 socios, aunque son muchos los interesados en entrar en ella. Está previsto que en este mes de enero se lleve a cabo la primera asamblea. Una asamblea que tendrá que ratificar los cargos que se nombraron en la reunión de la junta, celebrada el 21 de diciembre, además de tratar varios puntos básicos de la asociación y su hoja de ruta.

Así las cosas, en esa primera asamblea se presentarán varias propuestas, tales como la puesta en marcha de una web adecuada a una plataforma avanzada como pretende ser Profusta. En la misma se activaría información clave como la normativa, los contactos, referencias… También se quiere realizar un viaje a Austria para ver un modelo que lleva funcionando con éxito 35 años, similar al que quiere poner en marcha Profusta.

En esa asamblea también se tiene que ratificar y aprobar la elaboración de un catálogo de construcciones en madera. “Debe estar muy bien documentado, con referencias de obra, constructoras, ingenierías…”, destaca el coordinador general del Gremi i Moble de Catalunya.

Asimismo, otras de las acciones que se pretenden poner en marcha son las de vigilar que se cumpla el acuerdo firmado con la Generalitat el 23 de junio de 2015, que recogía que el volumen de madera que debía utilizarse por cada metro cúbico en las construcciones. Además de trabajar de la mano con los ayuntamientos para la actualización y adaptación de ordenanzas municipales a la construcción en madera.

“No se puede trabajar de forma aislada. Debemos hacerlo de forma coordinada con las administraciones, empezando por el Parlament y el resto de instituciones, pero también contando con los colegios de profesionales, las escuelas o los centros tecnológicos”, concluye Salvador Ordóñez.