Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

MILESI presenta HEALTHY.WOOD

Nueva línea de acabados antibacterias.

De la investigación tecnológica MILESI, marca del Grupo IVM entre las multinacionales más grandes e importantes del mundo en la producción de barnices para madera, nace HEALTHY.WOOD, la nueva línea de acabados antibacterias que aseguran a las superficies una protección absoluta y duradera contra las bacterias, sin recurrir a uso de productos desinfectantes.

Test de laboratorio, conformes a la norma ISO 22196, han desmostrado que las superficies en donde se ha aplicado el producto, la proliferación bactericida se reduce en más del 99,9% garantizando el nivel más alto de higiene y protección.

Idóneos para todos aquellos entornos en los que la higiene es un requisito indispensable

Los barnices Milesi HEALTHY.WOOD son ideales para todos aquellos entornos en los que la higiene es un requisito indispensable: desde espacios domésticos como cocinas, baños, habitaciones infantiles o lugares públicos como bares y restaurantes, cines, hoteles, escuelas, etc. tiendas, espacios de exposición, consultorios médicos y profesionales, así como para todos los objetos que se sostienen repetidamente en las manos, como las carcasas de los teléfonos móviles, ordenadores portátiles, gafas, volantes o juguetes.

El fuerte poder desinfectante de la plata, el corazón de la formulación, en combinación con la tecnología innovadora desarrollada en el Laboratorio de Investigación de MILESI, ha permitido a la firma italiana crear una amplia gama de acabados con propiedades antibacterianas y desinfectantes altamente innovadoras.

Las superficies tratadas con los acabados HEALTHY.WOOD Milesi hacen que el uso de desinfectantes sea superfluo

Las partículas antibacterianas se incorporan directamente en la formulación. Esto garantiza que se distribuyan de manera uniforme: la superficie barnizada es, por lo tanto, perfectamente resistente a las bacterias por toda la superficie. Al no evaporarse, su acción antibacteriana dura para siempre, incluso en superficies que se limpian con frecuencia con detergentes particularmente agresivos.