HOMAG relanza a BECK FENSTERBAU en el mercado de la ventana

Un proceso de producción y una organización totalmente diferentes, una nueva ventana con un nuevo canal de distribución. HOMAG ha ayudado al fabricante de ventanas Beck Fensterbau a consumar un radical proceso de transformación.

Desde que el nuevo centro de procesado hizo su entrada triunfal en Beck Fensterbau, en mayo de 2009, nada ha sido igual que antes. «Hemos puesto todo totalmente al revés: el proceso de diseño, y por lo tanto la gama de productos, las secuencias de producción y la organización del trabajo», dice el maestro vidriero y constructor de ventanas Johannes Beck quien, junto con su padre, Heinrich Beck y siete empleados está al frente de una fábrica que genera una producción anual de alrededor de 500 ventanas.

 

Fundada en 1918, esta empresa tradicional transita ahora por su cuarta generación familiar, con Johannes al timón. Su punto fuerte reside en el campo de la rehabilitación y conservación de monumentos históricos, lo que representa alrededor del 30 por ciento de sus ventas. Entre sus clientes también se encuentra, naturalmente, el particular.

 

Beck Fensterbau ha sustituido las ventanas de famosos edificios monumentales como el palacio barroco de Ludwigsburg. Beck produce copias 1:1 de los diseños de ventana originales, en su compromiso de cumplir rigurosamente las exigencias de la conservación del monumento, a la vez que garantiza el confort, aislamiento térmico y los requisitos de protección contra el ruido.

 

Reconversión del centro de fabricación

 

La decisión de invertir en un centro de trabajo para ventanas ha servido como impulso para reestructurar la oferta de productos de la empresa. «Hemos creado y definido sistemas propios y exclusivos para la fabricación de nuestras ventanas de madera y de madera-aluminio, tanto para la conservación del monumento, la renovación y la nueva construcción -afirma Johannes Beck-. Hemos logrado optimizar nuestros sistemas anteriores, limar las deficiencias de diseño y ajustar detalles para un nuevo método de producción, más rápido y preciso. La demanda de nuestros productos y servicios no ha cesado de crecer desde entonces.»

 

El objetivo era incrementar la fuerza de la compañía, su flexibilidad; mejorar la precisión y la calidad del producto, para que incluso el diseño más complejo de ventana fuese fácil de dominar, para racionalizar la producción, simplificar el proceso de organización del trabajo y reducir los tiempos de ejecución de cada pedido. «En realidad, hemos logrado todos y cada uno de estos objetivos. Para nuestro proceso de producción, lo que importa ahora ya no es si una ventana es cuadrada, con forma de polígono, ovales o redondas. El tiempo de producción por fin se ha reducido en un 20 por ciento respecto al proceso que seguíamos en nuestro taller tradicional. Otra ventaja importante es que hemos ganado más espacio de taller», explica Johannes Beck. Anteriormente, la compañía fabricaba sus ventanas utilizando una planta angular normal más un ejército de máquinas individuales.

 

El proceso de producción nacía en el software «Logic». Un ingeniero generaba listas de materiales para la producción y el personal de la producción era capaz de recitar los datos geométricos de cada componente estándar para configurar las diferentes máquinas. Con el fin de reducir al mínimo los tiempos de cambio, se trataba de formar lotes de producción muy grandes.

 

Ahora con el centro de procesado HOMAG se ha simplificado radicalmente todos estos procesos. El personal que tiene que hacer frente a sólo uno, o a un número muy pequeño de los pedidos en curso.

 

En la ingeniería del proyecto y su proceso de planificación, Beck apostó por la maquinaria de HOMAG, el software LOGIC y las herramientas ZUANI, quienes se pusieron a trabajar juntos.

 

Finalmente, se tomó la decisión de optar por un centro de procesado con una mesa de 4 metros de largo, equipado con una serie de ocho abrazaderas de sujeción doble para perfiles de ventana.

 

ProLogic se encargó de crear el vínculo entre el mundo del diseño y woodWOP. El software de HOMAG «Fenalive» se utiliza para recopilar configuraciones de plantillas de diseño.

 

La tarea de ZUANI consistía en abordar el delicado proceso de la división de los perfiles o segmentos de perfil, con un total de 60 herramientas, con dos cabezales capaces de dar cabida a 30 unidades. El cambio manual de herramienta ya no tiene cabida en Beck Fensterbau; ahora este proceso es más preciso y no lleva más de dos minutos. La parte más laboriosa antes de iniciar el trabajo de nuevo fue la descripción de los sistemas de las primeras ventanas con el software de diseño; los costes de programación representaron alrededor del 15 por ciento de la inversión total. «Mi padre y yo asistimos a un curso de capacitación de tres días en HOMAG en Schopfloch, tras lo cual trasvasamos lo que habíamos aprendido a nuestro personal.

 

La instalación y funcionamiento en el proceso duró tres semanas, después de lo cual hemos sido capaces de aumentar la producción a pleno rendimiento inmediatamente. En la actualidad no utilizamos la capacidad completa de la máquina, y estamos encantados de aceptar trabajos de procesamiento CNC de ebanistas y carpinteros de nuestro entorno», concluye Johannes Beck.