El transporte fluvial de madera busca su reconocimiento internacional en Rabat

La candidatura «Timber Rafting» aspira a ser declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Esta semana es decisiva para la candidatura «Timber Rafting» encabezada por Polonia para declarar Patrimonio Inmaterial el transporte de maderadas y de la que también forman parte España, Alemania, la República Checa, Austria y Letonia. Y es que se va a celebrar en Rabat, del 29 de noviembre al 3 de diciembre, una reunión del Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial en la que se presentará esta candidatura internacional.

“Una de las cosas que más gustó y atrajo la atención de la Unesco es que la candidatura se haya presentado conjunta por varios países”, explicó al inicio de esta aventura el presidente de la Asociación de Raiers de Nargó, Alexandre Ferré, quien añade que la idea surgió de los polacos y el resto se fueron adhiriendo.

“Lograr el reconocimiento sería muy importante para todos los países que conformamos la candidatura. Sería un reconocimiento a nivel mundial y asegurar que nuestras tradiciones nunca desaparecerán. Además, supondría un gran impulso al nivel de promoción, subvenciones publicidad y turismo”, recalcó el presidente de la asociación de Raiers de Nargó.

Hace unos días, el presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, manifestó su apoyo a la iniciativa para que la Fiesta de los Gancheros, propia de las provincias de Guadalajara y Cuenca, sea incluida “en la lista para ser proclamados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad”. Añadiendo que se trata de “una parte más de nuestras señas de identidad, de las que nos sentimos orgullosos y que nos llevan a desvivirnos”.

GRAN IMPORTANCIA EN GUADALAJARA Y CUENCA

A diferencia de lo que ocurre en otros puntos de Europa, en España el transporte fluvial de la madera se realizaba por los gancheros con los troncos sueltos no atados o en balsas, ya que la orografía, rapidez y estrechamiento del cauce del río en estos parajes impedían agruparlos en balsas.

En Castilla-La Mancha se renueva la memoria del antiguo oficio de ganchero con la fiesta anual que, de manera rotativa, organiza la Asociación de Municipios Gancheros del Alto Tajo, de la que forman parte las localidades de Peñalen, Zaorejas, Poveda de la Sierra, Peralejos de las Truchas y Taravilla, en la provincia de Guadalajara; y también se celebran jornadas, recreaciones y vinculaciones a este antiguo oficio en las localidades de Priego y Cañizares en la provincia de Cuenca.

Durante cinco siglos condujeron los gancheros los troncos cortados desde el río Tajo y el Guadiela hasta Aranjuez, Toledo y Talavera de la Reina. En esta fiesta podemos verlos aparecer de nuevo sobre las aguas, con su pertrecho tradicional, el bichero y vestimenta de época, agrupando y conduciendo las maderadas. Además de espectacular recreación de un oficio, muestra del modo de vida rural en la Serranía de Guadalajara. En la región castellano-manchega la Fiesta de los Gancheros está declarada de Interés turístico regional y desde no hace mucho Bien de Interés Cultural (BIC). Una declaración que le da más reconocimiento e importancia si cabe a esta representación que trata de rememorar y homenajear el viejo oficio tradicional de los gancheros.