GAMIZ y VENTACLIM en la restauración de las cocheras del VASCO-NAVARRO en Antoñana

Un nuevo edificio basado en el diseño original de 1926.

Grupo GAMIZ y Carpintería Llodiana – VENTACLIM son protagonistas en la restauración de las antiguas cocheras del ferrocarril Vasco-Navarro en Antoñana. Con la ventana de perfil laminado de pino, con [email protected] en su cara exterior; un material suministrado por su representante en España, GAMIZ.

El objetivo del proyecto era recuperar el edificio según el diseño original que realizó en 1926 el ingeniero Alejandro Mendizábal, ingeniero constructor del “trenico”.

El edificio, que hasta ahora acogía bicicletas de alquiler, contempla ahora una nueva zona de restauración y descanso –cubierta y descubierta- que podrá ofrecer servicio a los más de 200.000 ciclistas y peatones que cada año recorren esta vía verde.

El proyecto incluye también la ampliación de la zona expositiva y de interpretación, no sólo de la historia del Vasco-Navarro, sino también de los valores naturales de la zona. La oficina de turismo de Mendialdea se trasladará también a la zona rehabilitada.

El proyecto pone en valor la arquitectura ferroviaria y tiene en cuenta el legado de Mendizábal, cuyos diseños aparecen todavía en parte del trazado Vitoria-Estella. Se trata de una arquitectura moderna para la época en la que establecía el uso de hierro como sistema estructural. Una arquitectura que se mantendrá en el nuevo edificio, si bien habrá de adaptarse a las necesidades del nuevo uso del antiguo ferrocarril, reconvertido en vía verde para ciclistas y caminantes.

El diseño del nuevo edificio se basa en el boceto del año 1926 que Mendizábal llamó “Modelo Dos del Proyecto de Muelle Cubierto y Descubierto”, que se cree que no llegó a construirse en Antoñana, pero pretendía ser un muelle de carga o u pabellón para las cocheras del tren, que el ingeniero llamó “Pabellón de automotores”.

Además, tanto la zona de descanso y hostelería, como la expositiva, pondrán en valor esta vía verde y recuperarán su historia, como punto de inflexión y desarrollo para Álava y sus pueblos.

Fuente: gasteizhoy