viernes , 19 de julio de 2019

Abel de Vicente realiza al año más de 100 exhibiciones en ferias y jornadas donde realiza esculturas en madera con motosierra.


Todo se remonta al año 2002, cuando Abel de Vicente vio hacer, al que ahora es compañero suyo, una escultura en una talla de madera con motosierra. La técnica le sorprendió y gustó tanto, que a la vuelta a su casa, en Soria, decidió probar y vio que no se le daba mal. Tanto es así, que solo a los tres meses, participó en el Open Internacional de Vic (Barcelona) ganando el campeonato.

Desde ese 2002 hasta nuestros días, Abel de Vicente se ha convertido en un referente en la talla de madera con motosierra, no solo en España, sino también a nivel mundial, acudiendo a ferias de todo el mundo. “He viajado a las ferias más importantes del mundo y me queda poco por recorrer”, comenta.

Este soriano aprendió este oficio de forma autodidacta se fijaba en algún animal u objeto e intentaba reproducirlo hasta que le salía. Aún recuerda con orgullo la primera talla en madera que realizó. Fue la cara de un indio, pero la que más le gusta de las primeras que hizo fue un burro con carga de leña. “Fue una de las primeras que hice y le tengo mucho cariño, aunque tengo que reconocer que a la que más cariño le tengo y más me gustó fue la de una pareja de bueyes tirando de un carro cargado de maderos”, explica. Precisamente, esta última escultura está expuesta en el municipio de El Amogable.

Además de las tallas que hace en los certámenes o ferias a las que asiste, De Vicente hace cosas por encargo. La temática de ellas es muy variada, y va desde coches o camiones, hasta animales de todas las especies. Tengo bastantes encargos. Una de las cosas más raras que me pidieron fue un culturista, pero la mayoría de las veces hago animales”, apunta. “Nunca se me ha resistido ninguna, siempre terminan saliendo, aunque sí tengo un examen pendiente con las caras humanas, me cuesta hacerlas”, añade.

En cuanto al tiempo que tarda en realizarlas, este vecino de Covaleda tiene tallas de 20 minutos y de 80 horas. “En las exhibiciones que hago en jornadas o ferias, no me gustan que sean de más de una hora u hora y media. Quiero que los presentes vean el proceso y en ese tiempo pasen de ver un tronco de madera a una escultura realizada con motosierra”, indica.

 

 

Para realizar estas esculturas se utilizan maderas limpias, lo que hace que la cadena de la motosierra prácticamente no se salga durante el trabajo, “Al ser autodidacta he aprendido viendo. Cuando salí a una feria fuera de España pude descubrir que había un tipo de cadenas especiales para realizar este tipo de esculturas con motosierra”, reconoce De Vicente, quien quiere agradecer a Stihl su apoyo y patrocinio.

 

STIHL TIMBERSPORTS SERIES

Empezar en el mundo de las tallas con motosierra abrió a Abel muchas puertas, prueba de ello, no solo es que ha viajado por todo el mundo, sino que es también el seleccionador y entrenador del equipo español de Stihl Timbersports Series. Una competición que combina pruebas de corta con hacha, motosierra y sierra de mano.

 

La selección española de Stihl Timbersports Series, de la que Abel es seleccionador.

 

Uno de los componentes de cada una de las selecciones participantes compite en individual completando seis disciplinas, -corte con hacha horizontal, vertical, tres metros y medio de altura, corte con sierra de mano, corte con una máquina de serie y corte con máquina prototipo-, luego tiene lugar una prueba por relevos por equipo. “En el caso de España estamos en el puesto 12 de un total de 26 países participantes, aunque para nosotros es un deporte relativamente joven, ya que empezamos en ello en 2005”, puntualiza.

En la actualidad, los países que dominan la disciplina son Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda y Australia. Mientras que en Europa destacan la República Checa y Alemania. “Es un deporta muy exigente, muy esclavo, y en España aún muy minoritario”, reconoce De Vicente, quien todos los años organiza un campo de entrenamiento por unas semanas para enseñar la labor a gente nueva y practicar y mejorar técnicas con los que ya llevan varios años.

 

 

Abel explica que su trabajo de corta de madera en el monte de seleccionador para Stihl Timbersports Series y de talla de madera con motosierra le roba, prácticamente, todo su tiempo. “No tengo tiempo para nada. Todo esto te debe gustar mucho, sino es imposible que alguien siga en ello”, dice, quien al año tiene unas 100 exhibiciones de talla con motosierra.

En el monte debe trabajar y aprovechar todos los días buenos, sobre todo desde primavera, momento en el que también empiezan las exhibiciones en jornadas y ferias. “Intento hacer todos los pedidos que tengo de esculturas en invierno. Es un proceso largo, ya que hay que cuidar y preparar las maderas, con sus secados naturales lunas”, explica. “Estoy haciendo muchos trabajos en árboles que se secan en jardines, en lugar de cortarlos, el Ayuntamiento decide que en ese tronco haga alguna escultura tallada en motosierra para adornar el parque”, concluye.

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.