ACEMM reclama la apertura de los comercios del mueble de más de 400 metros cuadrados los sábados

No son instalaciones en las que haya masificación en la afluencia de clientes ya que el cliente requiere una atención personalizada por parte del vendedor.

ACEMM representante en Cantabria del Comercio del Mueble y la Madera, reclama al Gobierno de Cantabria la apertura de todos los comercios de mobiliario de más de 400 m2 los sábados.

Los comercios de Mobiliario incluyen muebles, descanso, decoración, textil y reúnen todas las condiciones de seguridad e higiene para sus clientes. En este sentido, hay que tener en cuenta que la mayoría de los metros cuadrados corresponden a exposición, y que no son instalaciones en las que haya masificación en la afluencia de clientes ya que el cliente requiere una atención personalizada por parte del vendedor.

De este modo, ACEMM entiende que no habría que limitar la apertura, ya que las tiendas de muebles no suponen riesgo para el cliente, mientras que esta limitación sí que significa un grave perjuicio para empresas -que en su mayor parte son familiares- y que dan un servicio esencial en las localidades en las que se encuentran, ya que aportan productos de primera necesidad como colchones, sillones para personas de edad avanzada, muebles para el trabajo en casa o necesidades que los clientes han detectado en estas fechas por las prolongadas estancias en el hogar debido a las medidas restrictivas implantadas como respuesta a la crisis sanitaria provocada por el COVID-19.

ACEMM solicita a las autoridades la modificación necesaria para que estos comercios puedan ofrecer su servicio los sábados, ya que es cuando se cierran la mayoría de los presupuestos y por tanto el cierre de estos establecimientos en esos días provocará una importante caída de ventas que compromete la viabilidad de estos negocios.

La limitación de la apertura de establecimientos de más de 400 m2 produce graves perjuicios a establecimientos en los que no se producen aglomeraciones de público, como son las mueblerías, que entendemos que es el fin que se busca evitar. Siendo este el objetivo, creemos que sería más oportuno la limitación de aforos que no la limitación por superficie, ya que esto además de prevenir los contagios, afectaría en menor medida a las pymes.