Advertisement

RUBIO MONOCOAT presentó sus novedades en el Institut Escola Industrial de Sabadell

La firma belga siembra su futuro en los centros de formación profesional.

RUBIO MONOCOAT presentó la semana pasada sus novedades en el universo de los aceites para madera y ofreció dos sesiones de formación teórica y práctica a los alumnos del Institut Escola Industrial de Sabadell.

Casi setenta alumnos de todos los grados, en los ciclos formativos de Madera y Mueble, Instalación y Amueblamiento y también de Diseño y Amueblamiento, han participado en estas jornadas, implicados a fondo y mostrando una gran inquietud por una solución novedosa y en general desconocida para ellos. Ecológica y también rica en posibilidades estéticas, para desarrollar sus futuros trabajos de carpintería y ebanistería.

Francesc Martínez.

Francesc Martínez, director comercial de FUSTES SOLANELLAS, distribuidor de RUBIO MONOCOAT en el Vallés Oriental y en el Vallés Occidental de Barcelona, observa que “interioristas y decoradores, y también algunas carpinterías, atienden con agrado la opción de acabar las superficies de madera con aceite.

La cultura en este campo y, por tanto, el consumo, crecen poco a poco. Pero el aceite es una solución que requiere formación, porque una aplicación mal realizada conduce lejos del resultado deseado”.

Nuestro principal objetivo es que los alumnos conecten con el concepto de proteger y acabar la madera con los aceites naturales de RUBIO -señala José Antonio Jiménez Zárate, director general de la filial de la multinacional belga en la Península Ibérica-. Los alumnos de los ciclos formativos de formación profesional de la rama madera-mueble valoran y agradecen conocer técnicas diferentes para construir y terminar sus muebles o elementos de carpintería”.

Son varios conceptos técnicos sencillos de aplicación del aceite, con las nuevas soluciones Oil Plus, Pre Color y Pre Aging, que sorprendieron a un alumnado abierto a conocer alternativas al barniz, frente al estancamiento progresivo en el mundo profesional actual, donde sólo un 25% de las empresas se atreven a incorporar soluciones innovadoras, buscando un valor añadido y diferencial en sus productos. “La forma de presentar y de defender un producto bonito es muy importante”, considera José Antonio Jiménez Zárate.

FORMANDO AL FUTURO PROFESIONAL

José Antonio Jiménez Zárate.

Tras casi una decena de sesiones de demostraciones en centros de formación profesional, RUBIO MONOCOAT prepara su desembarco en la Universidad y en Escuelas de Diseño y Decoración, buscando futuros profesonales que van a acometer “una prescripción a corto plazo” y, además, “muestran una inquietud muy ligada a la estética, que es el gran factor diferencial de RUBIO MONOCOAT frente a otras propuestas de acabado de la madera”, comenta José Antonio Jiménez Zárate.

RUBIO MONOCOAT ultima su traslado a un nuevo local en Barcelona, más grande y sin entrada para el público. Enfocado a ofrecer una atención al profesional y no tanto al curioso, donde poder realizar formaciones intensas y profesionales sobre productos y soluciones en concreto, como por ejemplo cómo lijar y aplicar, cómo obtener un color, cómo sacar una veta de la madera, cómo hacer una aplicación de una forma correcta o cómo hacer una restauración de un barniz.

RUBIO MONOCOAT propone al mundo de la madera una gama muy amplia de acabados, y deja unos resultados fabulosos -observa Aída Rocher, profesora en los ciclos formativos de Madera y Mueble, Instalación y Amueblamiento y de Diseño y Amueblamiento-. Ha sido una charla muy amena donde los alumnos ven y tocan la realidad de los aceites para la madera, y los han aplicado por primera vez”.

Jordi Sanchís, también profesor del ciclo formativo de grado medio y de grado superior de Diseño y Amueblamiento, Madera y Mueble e Instalación y Amueblamiento, subraya que “la propuesta de RUBIO MONOCOAT contribuye a que el alumno desarrolle su conciencia a favor de los productos respetuosos con el medio ambiente”, y añade que “es una herramienta fácil de utilizar y muy agradecida, ya que ofrece un abanico inmenso de posibilidades de acabado sobre la madera”.

Con más de 100 años, la Escola Industrial de Sabadell es sin duda un templo de la formación a futuros carpinteros y ebanistas; un lugar idóneo para presentar innovaciones técnicas. “El departamento de madera y mueble existe aquí desde el primer día, y actualmente somos siete profesores”, informa Aída Rocher. “Aplaudimos a las firmas que, como RUBIO MONOCOAT, colaboran con el sistema educativo -concluye Jordi Sanchís-. No todo es vender, también hay que formar. Son inteligentes, sus futuros clientes están aquí”.