viernes , 26 de abril de 2019

Frente al despoblamiento en el medio rural.


La COMISION DE MUNICIPIOS FORESTALES ha alzado la voz en defensa de la gestión integral del territorio.

Marta Corella es alcaldesa de Orea, un pequeño pero activo municipio de Guadalajara, enclavado en el Parque Natural del Alto Tajo. Ingeniera forestal, esta alcaldesa tiene muy clara la necesidad de dar un giro sobre cómo debe funcionar el medio rural “para sobrevivir y evitar que siga sangrando”. Considera que el futuro está en la búsqueda de un mejor aprovechamiento de los recursos forestales que favorezca un uso sostenible, y su pueblo es un ejemplo de ello.

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es OREA_5-768x1024.jpg

En la actualidad, Marta Corella es la coordinadora de lo que se ha venido a denominar “Comisión Nacional de Municipios Forestales”, constituida para tratar de poner en valor el mundo rural y para promover una mejor gestión de sus recursos naturales. Para Corella resulta paradójico que si se superponen el mapa de la despoblación y el de las zonas verdes de España coincidan zonas ricas en recursos con los territorios más despoblados.

Cree que, a través de esta Comisión, que apenas tiene un año de vida y que empezó a hilvanarse en Teruel, será más fácil alzar la voz y visibilizar la importancia de que haya una gestión forestal en todos los pequeños municipios forestales que tienen montes de utilidad pública. Ahora, precisamente por su escaso tamaño, tienen más dificultad para realizar esa defensa de manera individual.

Quieren ir todos a una, organizarse y constituir un colectivo coordinado que ponga voz a todos sus problemas, que “pese a que estemos en distintas comunidades autónomas, tenemos muchos frentes comunes”, asegura la alcaldesa.

Esta Comisión, integrada en la Asociación Es Montañas, afronta esta primera etapa con el reto de recorrer toda España para conocer “in situ” los problemas y necesidades que tienen las administraciones locales, como propietarios de montes de utilidad pública, que hasta ahora se han sentido como “los grandes olvidados”, asevera Marta Corella.

A su juicio, la formación en la gestión forestal es hoy el “talón de Aquiles” y debe combatirse. “Creo que el problema más grave que tenemos es que hay una falta de formación sobre lo que es la gestión forestal en nuestro sistema educativo, ha señalado a Madera Sostenible.

Los niños tienen que tener claro que nuestro espacio necesita gestión, necesita la mano del hombre para mantenerlo”, ha apostillado Corella, tras incidir en que “el bosque no es un cuadro fijo que no cambia, como puedan pensar algunos”.

En este escaso tiempo, ya han trasladado al Ministerio una propuesta de realidad virtual para mostrar en las escuelas lo que es la gestión forestal, aunque ha admitido que, por el momento, no han obtenido ninguna respuesta. No obstante, no desespera porque “la formación es la pieza clave para que esto cambie”, añade.

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ES_MONTAÑAS_Marta_Corella_3-683x1024.jpg
Marta Corella, recientemente en un evento de promoción de la iniciativa JUNTOS POR LOS BOSQUES, en Murcia.

Corella ha recordado cómo, el pasado abril, en Orea, una gran tormenta de nieve ocasionó la pérdida de más de 20.000 pinos y cómo, ante este hecho, su pueblo ha apostado por realizar una gestión forestal que hasta los propios vecinos no alcanzaban a comprender, dada la desafección de los vecinos a su recurso forestal, contra la cual quiere luchar para mantener con vida este pequeño municipio.

En el caso concreto del Valle de la Hoz Seca de Orea se dejó de intervenir desde el año 1984 -con la llegada de las transferencias en materia forestal a las comunidades autónomas- pensando tal vez que estas zonas boscosas se mantenían solas. El paso del tiempo ha demostrado que, tras la gran tormenta de abril, los pinos silvestres que habían colonizado la zona, se tumbaran y troncharan. Para la alcaldesa, lo que ha pasado con este valle debe servir de ejemplo para tener en cuenta lo que no se debe de hacer.

En Orea ya ha encargado la gestión de este monte a una empresa y “es una manera de volver la vista al bosque”, asegura la edil de este pequeño municipio de apenas 200 habitantes, que mantiene la esperanza de seguir ahí, apostando por su máxima riqueza, el bosque y todo lo que ello conlleva.

Detalle del Valle de la Hoz Seca de Orea, tras la tormenta del pasado mes de abril.

Como coordinadora de esta Comisión, a Corella le impacta como en el mundo urbano el sentido de la propiedad está tremendamente interiorizado frente a lo que pasa con los espacios naturales, donde la propiedad se diluye y todo es de todos. Y ante este hecho cree que también hay que levantar de nuevo la voz.

Siguiendo con el caso de Orea, tiene claro que no se puede negar el disfrute de los bosques a todos, pero de la misma forma piensa que debe de tenerse en cuenta que “el aprovechamiento del Ayuntamiento, es nuestro, somos los propietarios y debemos defenderlo sin ningún tipo de complejos”, ha afirmado.

Esto es algo que también quiere defender desde esta Comisión para todos los pueblos de España que se sumen a ella. Ya hay muchos integrados pero la idea -tal y como ella dice- es ir sumando más “paso a paso, sin prisa” pero reivindicado el nuevo el papel de todos estos municipios en lo que a la gestión forestal de los montes de utilidad pública se refiere, y con el convencimiento de que esta plataforma es una ocasión para ganar más fuerza y presencia.

Cuantos más seamos, más fuerza tendremos y más posibilidad de éxito tenemos a la hora de reivindicar”, ha precisado muy convencida de que el estrangulamiento de estos pueblos no radica tanto en la financiación sino en la propia legislación. “La legislación es la que ha hecho que no podamos desarrollarnos en los sectores en que éramos fuertes”, en referencia específica a distintas áreas como la ganadería extensiva, o la pérdida, por ejemplo, de las queserías.

Como coordinadora de la Comisión Nacional de Municipios Forestales, Marta Corella busca que el mundo forestal despierte “porque tenemos mucho que aportar a nuestro territorio”. A su juicio, “todo lo que se pueda aprovechar de manera sostenible, hay que hacerlo, porque eso supone generar riqueza en nuestros pueblos”.

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ES_MONTAÑAS_Marta_Corella_9-1024x918.jpg

Tiene también claro que “hay una desconexión entre el mundo rural y urbano y hay que buscar el punto de encuentro”. Y añade un problema más a afrontar: Las medidas de protección que a veces se crean en los propios parques naturales se emprenden pensando en preservarlos de los pobladores y “eso es el colmo”, ha apuntado convencida de que también esto debe rectificarse. En todo caso, espera que las cosas cambien y que poco a poco consigan las herramientas para dar el protagonismo de la gestión del monte a sus propietarios, en su caso concreto, el Ayuntamiento de Orea.

Hay quien piensa que los espacios naturales hay que conservarlos manteniendo ajena a la gente”, se lamenta Corella, quien apuesta por actuar como ya se viene haciendo desde hace algún tiempo en Escocia.

DEL BOSQUE A TU CASA: Un proyecto social liderado por mujeres

Desde su municipio ya se han puesto manos a la obra. En Orea ya han empezado a trabajar en una línea para combatir la despoblación y apostar por sacarle partido al bosque, como medio de sustento y conservación. Bajo el liderazgo del Consistorio y con Marta a la cabeza, las mujeres de este pueblo forestal han emprendido un proyecto social para el que han creado una asociación que se denomina “Del Bosque a tu casa”.

Mujeres empoderadas que bajo el auspicio del Ayuntamiento han creado ya una marca, han catalogado 16 productos que han patentado, también tienen su propia web y van camino de disponer de una tienda online.

Y los productos de esta tienda son lo que sale del bosque, de su aprovechamiento. Venden piñas en paquetes, teas o astillas resinosas de pino silvestre, abono de ganadería extensiva, plantas aromáticas recolectadas a 1.700 metros de altitud, infusiones, licores y hasta cuernos de ciervo como mordedores de mascota.

Para Marta Corella, esta es una forma de devolver también la vida al bosque y ver que éste puede ser un medio de vida, algo que ya han comenzado a experimentar.

El proyecto social ya está en marcha y, tal y como ha señalado la alcaldesa de Orea, espera poder contar también con la subvención de los canales cortos de comercialización que ha dispuesto la Junta de Castilla-La Mancha. Eso les facilitaría poder contar con una persona que coordine el proyecto, y por tanto, la creación de un puesto de trabajo.

Ese es el camino que esta alcaldesa defiende y así lo hará también a partir de ahora al frente de la Comisión Nacional de Municipios Forestales. La próxima reunión de la Comisión se celebrará en Navaleno (Soria).

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.