MAESMA demuestra a los industriales del sector que existen oportunidades en el mercado de la crisis

La firma vizcaína reunió a 72 industriales de todas España en una jornada técnica celebrada el pasado viernes en el Aserradero de Valsaín (Segovia).

 

«Somos capaces de ofrecer soluciones reales que existen en el mercado -afirmó ante los empresarios que asistieron a la jornada Juan Manuel Álvarez, gerente de MAESMA-. No disponemos sólo de maquinaria; ponemos a disposición de nuestro cliente asesoramiento y servicio. Salgamos de esta crisis haciendo cosas diferentes».

 

Sirvan como muestra de lo dicho los siguientes ejemplos:

 

Aparan es más competitivo en el chapeado de grandes producciones de cajones gracias a una chapeadora Ott.

Arcosal ha reorientado su actividad hacia productos más rentables con la ayuda de las calibradoras Viet.

Arimar limpia y aprovecha la madera que antes tiraba gracias a una tronzadora Dimter.

Astigarraga optimiza secciones muy anchas de tabla en lamas con una tolerancia mínima con una espectacular línea de tronzado Dimter.

Couto ha ahorrado personal, espacio, máquinas y aspiraciones fabricando sus ventanas con una Conturex de Weinig.

Maderas Pisuerga es una empresa pequeña que puede presumir de contar con la mejor sierra múltiple del mercado, una Raimann concebida para la pyme.

Sifer puede hacer seis o siete perfiles distintos por día o incluso fabricar su propia herramienta, porque cambia éstas en pocos minutos, mediante el sistema Powerlock, en su magnífica moldurera Powermat de Weinig.

Sillalfaro genera piezas precisas y especiales gracias a la tecnología de Comec.

Txorierri ha hecho más rentable su producción de palet gracias a las máquinas de Dimter y Raimann.

Vargas es el líder en el segmento de estuches, cajas y envases de madera gracias a una línea completamente diseñada por Maesma y Weinig.

 

El paradigma: Aserradero de Valsaín

 

El encuentro en Valsaín de todo el equipo que conforma MAESMA con industriales del sector de primera línea, provenientes de numerosas regiones de España, no fue casual. La firma vizcaína quiso mostrarles un ejemplo claro y vivo de cómo una instalación condenada al cierre si persistía en cortar madera se ha convertido en un modelo de automatización y ahorro de costes, optimización de recursos y aprovechamiento de sus residuos.

 

«Mostrando cómo la Fábrica de Maderas de Valsaín ha logrado multiplicar el valor añadido de su madera hemos conseguido durante años hacer ver a muchos pequeños aserraderos de España que es posible realizar un producto a medida del cliente clasificando, saneando y secando -explicó Juan Manuel Álvarez-. Además, podemos aprovechar y dotar de valor a todos los restos y residuos que genera la instalación». Guiados por su Director, Adolfo Rueda, los asistentes a la jornada visitaron la nueva sierra y las áreas de clasificación, optimización y unión mediante finger-joint del Aserradero de Valsaín, una fábrica que transforma en torno a 10.000 metros cúbicos de madera anuales.

 

Grupo Weinig, un filón de alternativas

 

La prestigiosa firma germana, representada en media España por MAESMA, es capaz de planificar un sistema integral para la fabricación económica de madera laminada encolada, vigas laminadas dúo y trío, madera y tableros macizos para la construcción (empalme mediante finger-joint), piezas dimensionadas para carpintería, puntales y planchas de encofrado, kits completos para casas de madera, productos perfilados y cepillados, parquet y muebles macizos, etc.

 

«Las empresas que conforman el Grupo Weinig ofrecen la más alta tecnología para cantear y aserrar, tronzar, ensamblar, perfilar, prensar y encolar, e incluso transportar las piezas de madera -informó en la jornada Michael Stöhr, responsable para España de las firmas Raimann y Grecon-Dimter-. Desde la empresa Concept aportamos a nuestros clientes un servicio integral de ingeniería, hasta obtener líneas de producción completas, con sus enlaces y controles correspondientes, secado, herramientas y su afilado, logística, estudios de mercado y servicio postventa».

 

«Les animamos a fabricar productos especiales para sus clientes -añadió Michael Heermann, responsable comercial para España de Weinig, es posible realizar desde lapiceros hasta casas de madera y, lo que es más interesante, piezas y perfiles a medida de lo que necesita su cliente, con una calidad extraordinaria».
A todo ello se suma la opción de optimizar madera, es decir, de ahorrar dinero.

 

«Según precisemos reducir el desperdicio de madera, incrementar su valor o bien obtener mayor número de piezas por tabla, existen soluciones a medida para aumentar el rendimiento de cada serrería -explicó Christian Frank, representante del Departamento Técnico de Optimizadoras en Dimter-. Nuestras tronzadoras permiten al aserradero eliminar los defectos, ayudan a los fabricantes de palets y embalajes a obtener largos fijos y, conectadas con una moldurera, ofrecen a los fabricantes de ventanas o suelos perfiles acabados con una calidad insuperable». A todo ello hay que unir veinte años de experiencia con prensas en continuo para producciones altas, medias o bajas de tablero alistonado, vigas y perfiles para ventanas.

 

Aprovechamiento de los residuos

 

Las posibilidades de mejorar no terminan en la producción, sino en el aprovechamiento de los restos y residuos que genera la fábrica.
César Tavares, gerente de Ventil, firma representada por MAESMA, explicó en el Aserradero de Valsaín que «la biomasa que sobra del proceso de producción se convierte en una oportunidad de negocio si la convertimos en pellets o briquetas, o bien la desplazamos a una caldera para que genere calor para nuestros secaderos, líneas de acabado o sistemas de calefacción de las naves. Todo lo que se transforma en la industria de la madera se puede aprovechar -aclaró Tavares-. No hay que mirar la aspiración como un problema o un coste, sino como una oportunidad.»

 

Además de los silos y calderas que Ventil ha instalado en Valsaín, las trituradoras de Weima, ubicadas en puntos de recogida bien estudiados, organizan el desperdicio que no es posible enviar a la aspiración, para después convertirlo en briquetas.