Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

SIFER apuesta por la tecnología airTec de HOMAG

La firma española adquiere para su centro de Cantabria la primera chapeadora de cantos con sistema airTec de encolado con aire caliente.

Con esta operación, SIFER ha dado un importante salto cualitativo en su vocación de desarrollo y mejora continua, y se posiciona a la vanguardia en la fabricación de tableros a medida, rechapados y canteados, así como de frentes y puertas de mobiliario, especialmente de cocina, que es un segmento por el que esta empresa apuesta de cara al futuro.

A tres seccionadoras ya operativas en sus instalaciones de Maliaño (Cantabria), se suma una cuarta unidad de corte y una chapeadora de cantos dotada con el sistema airTec de aplacado del canto mediante aire caliente.

“El acabado es perfecto y el plan de trabajo avanza con fluidez –resalta Juan Ignacio Martínez Palenque, director de Maderas SIFER, S.A.-. Incrementa la velocidad y el ritmo de producción de nuestra máquina anterior, en torno a un 45 por ciento, y deja una junta cero impecable en todos y cada uno de los cantos”.

La nueva canteadora funciona en SIFER desde septiembre de 2014, y el equipo que se ocupa regularmente de ella domina hoy su funcionamiento, con facilidad, gracias al sistema de control del monitor Powertouch, extrayendo de ella las máximas prestaciones. “Nos hemos posicionado bastante por delante de lo que existe actualmente en este mercado en España”, nos asegura.

airTec

SIFER_airtec_1Con el procedimiento airTec, el canto y el tablero se unen gracias al uso de aire caliente, obteniendo una calidad máxima con un empleo de recursos sorprendentemente bajo.

SIFER es pionera en España en la adquisición del sistema airTec de encolado del canto. “El acabado es espectacular –insiste el director de la empresa cántabra-; que es lo que en definitiva aprecia el cliente. Detrás de todo esto existe una tecnología formidable, pero él lo que aprecia al recibir su pedido es la calidad en el acabado, así como la rapidez en la entrega. Con HOMAG cumplimos las exigencias de los clientes, y estamos tranquilos por la enorme fiabilidad de las máquinas. Por supuesto, miramos otras opciones, y nos decantamos por HOMAG, de lo cual estamos muy satisfechos”.

Todo el flujo de trabajo de optimización y corte del tablero, más la posterior colocación del canto se gestiona desde una oficina, donde se programan los despieces de cualquier tipo de tableros con el software ARDIS. El despliegue actual de formas, superficies y acabados en el tablero también ha obligado a SIFER a disponer de la mejor tecnología para responder con garantías a los pedidos de sus clientes.

Con el procedimiento airTec, el canto y el tablero se unen gracias al uso de aire caliente, obteniendo una calidad máxima con un empleo de recursos sorprendentemente bajo

Producción y flexibilidad

SIFER_airtec_3La línea de seccionado y canteado de tablero en SIFER exhibe una evidente capacidad de producción. Asimismo, se distingue por la flexibilidad que concede a la hora de programar y ejecutar el trabajo. “Nuestro personal es polivalente, de esta manera se minimizan las posibles ausencias –explica el director de la empresa-. Tenemos mucho volumen y variedad de pedidos; y debemos atender con idéntica diligencia la elaboración de una tira o la gestión de cincuenta tableros, con un criterio de atención exquisita a nuestro cliente, nos pida lo que nos pida. Este nos marca cuándo quiere su material, y nosotros debemos ofrecerle inmediatez y calidad”.

Otra limitación superada con esta canteadora es la regleta que, gracias al grupo para fresado de perfiles FK 31, ahora pasa a ser de sólo siete milímetros, mientras que en general se sitúa en nueve. Esto se traduce en la posibilidad de hacer más y mejores remates y terminaciones.

En SIFER hoy se cantea el tablero con un nivel parejo al de las mejores firmas europeas de ramo. “El único problema, del cual nos alegramos mucho, es que el cliente ahora no se conforma con menos…”, concluye Juan Ignacio Martínez.