TECNOCIM anima al sector a automatizarse

La tecnología lo permite y abundan las ayudas para lograrlo.

TECNOCIM ha tenido bastante fácil sobreponerse al escenario de pandemia para continuar trabajando y ofreciendo sus soluciones de software y servicios de soporte técnico a los clientes. “Trabajar en remoto no afecta mucho a nuestra relación –admite Héctor Soler, gerente de la empresa barcelonesa-. Incluso la formación ha funcionado bien, aunque evidentemente no es lo mismo que hacerlo de modo presencial, donde es más fácil explicarte o entender lo que quiere transmitir el cliente”.

El boom de trabajo que han tenido y continúan teniendo los clientes de TECNOCIM en el sector de la madera y mueble contrasta con el parón que han sufrido las empresas de la automoción y la aeronáutica, también ligadas a la firma de Abrera.

En este escenario, TECNOCIM ha presentado a sus clientes el programa VARIANTIC, para enlazar la compra on line con TOP SOLID y la oficina técnica, así como su nuevo programa de gestión que “nos permite hacer a nuestro cliente una oferta más global”.

ES EL MOMENTO DE LA MADERA

El sector de la madera está 20 años atrás en digitalización de procesos de fabricación respecto a la industria del metal. Esto comporta una gran ventaja: No hay que inventar la rueda.

Lo que ha funcionado en la industria del metal funciona también en la carpintería o la industria del mueble. También los sistemas que permiten obtener información detallada de los procesos que se están llevando a cabo en la fábrica o el taller. Herramientas de planificación, de gestión de proyectos, de gestión de fabricación… Todo está creado, probado, consolidado e incluso mejorado, listo para empujar también al sector de la madera. “Con un riesgo muy bajo, es posible obtener resultados muy deprisa”.

TECNOCIM continúa animando y convenciendo a muchas pymes de la carpintería y la ebanistería de que les interesa entrar y avanzar en la senda de la digitalización y la programación y el control de la fabricación. “No les queda otra alternativa –asegura Héctor Soler-. Cualquier día AMAZON podría querer entrar en el juego, y no conviene estar descolocado”.

La tecnología permite diseñar y fabricar muebles mediante un proceso digital. “Está al alcance de cualquier empresa y es el presente, no el futuro”. Además, existen y van a llegar ayudas para implementar la digitalización en talleres y para llevar a las industrias al 4.0. TECNOCIM anima a las empresas del sector madera y mueble a aprovechar esas ayudas y dar ese paso necesario para continuar siendo competitivas. Y trabaja convencida del éxito, porque “este sector ya dio el paso desde la artesanía hacia la industria, y ahora toca automatizar esa industrialización”.

Desde la consultoría a la implementación, pasando por la formación, TECNOCIM gestiona para su cliente la búsqueda de ayudas y, en caso de éxito, le acompaña durante todo el proceso de la digitalización. “Somos la empresa de servicios de CAD-CAM con mayor estructura en España –afirma Héctor Soler-. Podemos realizar ese acompañamiento con garantías”.

TECNOCIM presume de tener clientes muy pequeños; pymes formadas por padre e hijo, equipadas tecnológicamente a un nivel superior al que pueda estar una empresa grande. “No se pueden permitir agregar gastos de personal, y deben ser súper eficientes. El único camino es automatizar. Y no sólo hay que invertir en máquinas; también en el cerebro”.

NINGUN PROGRAMA EN EL CAJON

TECNOCIM admite que el de la madera es un sector peculiar. Con muchas empresas muy pequeñas y un material que hay que conocer bien. “La inquietud para iniciar un proceso de digitalización tiene que venir de la propiedad. Es un paso adelante de la empresa y es ella quien debe traccionar –afirma con rotundidad Héctor Soler-. Quien luego lo lleve a cabo es otra cuestión. Normalmente es una persona o un equipo implicados; donde se determina quién diseña, quién prepara las librerías o quién transmite la información a las máquinas”.

TECNOCIM no describe un perfil idóneo para estas personas. “Lo más importante es que tengan ganas”. Con todo, la formación es esencial para alcanzar una implementación exitosa de las soluciones de software. Por eso es el servicio donde TECNOCIM deposita más recursos. “Para hacer más fácil la usabilidad de los programas; creando librerías y simplificando procesos, y también generando nueva documentación, repensando los cursos, elaborando vídeos y PDFs, etc.”.

La obsesión de TECNOCIM es que ningún programa se quede en el cajón. “No lo aceptamos –exclama Héctor Soler-, y por falta de esfuerzo nuestro no va a ocurrir. Tenemos muchas personas trabajando en que esto no suceda”. Al personal de formación se suma el de soporte técnico, preparado para aclarar cualquier duda o resolver cualquier situación que se plantee.

Escapa al control de TECNOCIM un factor de riesgo que, igualmente, intenta minimizar: El día a día del cliente.

El día a día te come, y el cliente carece de tiempo para practicar con su software, alargando mucho la puesta en marcha de los programas –admite el gerente de TECNOCIM-. Por ello hemos reformulado nuestra formación, para que contenga más práctica. Entonces el cliente trabaja sí o sí con el sistema. Parece que el tiempo nos está dando la razón, porque más y más empresas demandan TOP SOLID y solicitan los servicios de TECNOCIM”.

Héctor Soler, gerente de TECNOCIM.

TOP SOLID WOOD

El software específico de TOP SOLID para el ramo de la madera abre definitivamente la puerta a este sector hacia las nuevas tecnologías de la planificación, la organización, la gestión y el control de la fabricación.

TECNOCIM sabe y mucho de madera. Cuando un cliente les llama, normalmente le atiende una persona que se ha dedicado a la carpintería o ha estado en la oficina técnica de una empresa fabricante de muebles y, en definitiva, hablan en el mismo idioma. “Siempre hemos intentado rodearnos de un equipo que dominara el oficio del cliente”, desvela Héctor Soler.

Otra de las claves de su éxito en el mercado español está siendo su capacidad para enlazar con el software cualquier máquina; no importa su fabricante o la antigüedad que tenga. “No se nos ha resistido ninguna máquina. Una vez más gracias al equipo; tenemos tres personas especialistas en conectar máquinas”.

En efecto, TECNOCIM registra en España más de 9.000 máquinas conectadas.

No entendemos un programa con el cual lo que tú diseñas no lo puedas fabricar. Y existen. Lo cual obliga a re trabajarlo”, concluye Héctor Soler.