jueves , 05 de diciembre de 2019

Comunicación, normativa inacabada y respuestas técnicas a industria y prescripción, principales fallas de una actividad en auge.


El Instituto de Ingeniería de España acogió este pasado viernes una jornada técnica dedicada a la Arquitectura en Madera, con las entidades PEFC y FSC de certificación de gestión forestal sostenible como anfitrionas y los estudios de arquitectura LAMELA y B720 como protagonistas.

QUEREMOS MAS

La bioeconomía es la gran arma que tiene actualmente la Construcción en Madera -introdujo José Manuel Jaquotot, subdirector general de política forestal, del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación; entidad que presentará en breve una campaña de comunicación en favor de la madera-. Las diversas actividades de transformación de la madera ocupan aproximadamente a 50.000 personas, y las empresas están incorporando tecnologías y programas innovadores”.

Según Jaquotot, “los arquitectos son cada vez más conscientes de que la madera le ofrece muchas ventajas para acometer sus proyectos, pero todos los actores del sector queremos más”.

En idéntica sintonía se expresó Eduardo Rojas Briales, decano del Colegio de Ingenieros de Montes. A su juicio, “la madera tiene ahora una gran oportunidad porque contribuye como ningún material a llevar a cabo una Bioenergía, una Bioconstrucción y una Biodiversidad, frente al reto climático que se nos ha planteado”. Además, según Eduardo Rojas, “la madera permite practicar una economía circular, ante unos recursos que se agotan, y registra una huella de carbono inigualable”.

Según el decano de los ingenieros de montes, la madera ha resuelto retos técnicos importantes, como la edificación en altura. Y advirtió: “Este siglo el 80% de la construcción se hará en países tropicales”.

La madera es el material más apreciado por los arquitectos en la actualidad”, ahondó Luis Vega, subdirector general de edificación del Ministerio de Fomento, quien todavía observa una falta de comunicación y de coordinación entre subsectores del mundo de la madera para erradicar los bulos que todavía existen en torno a la madera y retraen a muchos arquitectos a la hora de prescribir este material.

De izquierda a detecha Luis Vega, José Manuel Jaquotot y Eduardo Rojas.

Según Luis Vega, “la madera favorece llevar a cabo realmente una economía circular en la construcción, y es un material esencial para alcanzar y cumplir el objetivo de una economía descarbonizada en 2050”.

Los tres presentadores de este evento, que contó con una gran afluencia de público, coinciden en que antaño había conocimiento pero apenas existía normativa sobre la madera aunque, a su juicio, “esto ya no es así”.

EL ESTUDIO LAMELA Y LA MADERA

Ana Guasp, arquitecta jefe de proyecto en el Estudio LAMELA, presentó al auditorio el proyecto del Centro Canalejas, en Madrid. Con ello, defendió el equilibrio entre proteccionismo e intervención en los edificios históricos en desuso. “Hay por hacer una gran labor de conservación y restauración, también con madera. Sostenibilidad es también no dejar los edificios vacíos”.

Ramón Mendiluce, gerente de MATECA, S.A. explicó las actuaciones de carpinteria en el citado proyecto, y destacó la importancia de “la prescripción apropiada de la madera para cada aplicación”.

Bernardo López.

TAMAT, empresa especializada en ebanistería y restauración, también ha participado en las obras. Su gerente, Bernardo López Lozano, explicó cómo en su taller se estudia y emplea las técnicas antiguas aunque vigentes de carpintería, como las ventanas y fallebas de la época renacentista.

“Hacemos las ventanas de Jacob ROUBÓ, adaptadas a las exigencias del siglo XXI de aislamiento termo acústico, resistencia estructural y tratamiento de acabados. Con técnicas y materiales actuales, incorporando a los proyectos de restauración la reconstrucción de carpinterías históricas”.

TAMAT defendió ante los arquitectos congregados en la jornada que “los elementos de carpintería de madera tradicionales no transforman ni contaminan, y sirven para conservar oficios y sabiduría”.

CONSTRUIR CON MADERA, UNA RESPUESTA RESPONSABLE

Fermín Vázquez, arquitecto del Estudio B720, admite las enormes ventajas que comporta construir con madera. Por ejemplo, en las edificaciones temporales, como las realizadas por B720 en la Expo de Milán. “Usar madera es una respuesta responsable de todos, ante el grave problema medioambiental que tenemos ante nosotros -afirmó-. Lamentablemente, a la hora de comprar una vivienda, seguimos siendo conservadores, y mucha gente todavía ve la madera como un riesgo”. En este sentido, el ponente mostró imágenes de una promoción de 6 viviendas sostenibles en el madrileño barrio de Lavapiés; un proyecto “humilde aunque ambicioso”, realizado por su estudio.

Fermín Vázquez.

En el extremo opuesto, Fermín Vázquez explicó la intervención en el Edificio Matriz, en la calle Ríos Rosas, en Madrid, con la incorporación de un gran muro cortina acristalado … ¡ Con Madera !

B720 demostró a la propiedad y a la dirección facultativa las garantías de vida útil, buen comportamiento y estabilidad de esta solución arquitectónica, superior a otra idéntica que se hubiese ejecutado con aluminio.“Contemplemos la belleza y la calidad de su envejecimiento natural”, concluyó.

CON LOS ALIADOS APROPIADOS, ALCANZAMOS EDIFICIOS SOSTENIBLES

Vicentiu Marinescu.

CARPINTEK es una carpintería tradicional que ha integrado en sus procesos técnicas modernas, que responden a las necesidades actuales en la edificación. En referencia a “La esquina del General Arrando”, en Madrid, el gerente de CARPINTEK, Vicentiu Marinescu, declamó ante los arquitectos congregados en la jornada que “hemos logrado un edificio sostenible”.

En efecto, este edificio rehabilitado ha incrementado notablemente su eficiencia energética e incorpora productos y sistemas certificados ambientalmente, como la perfilería de pino laminado de SIEROLAM, el barniz de SIKKENS, proporcionado por su distribuidor en Madrid, ARGANDEÑA DE BARNICES Y PINTURAS, o el vidrio de SAINT GOBAIN, clave para alcanzar los niveles deseados de aislamiento acústico.

Existen a nuestra disposición procesos y tecnologías para conseguir que las viviendas nuevas y rehabilitadas sean más sostenibles -asegura Vicentiu Marinescu-. Estamos en una encrucijada determinante para las generaciones futuras y, en igualdad de condiciones, la madera gana. Aprovechemos las bondades de los materiales que nos proporciona la Naturaleza”.

PREFABRICACION Y CONSTRUCCIONES EN KIT

Manuel García Barbero.

Manuel García Barbero, arquitecto y socio fundador de NOVADOMUS Hábitat, presentó a sus oyentes las construcciones sostenibles con kit de madera que su empresa fabrica y monta, principalmente para autopromotores. Bajo un concepto todavía remoto en nuestro país, NOVADOMUS aplica industrialización y Lean production a la construcción en madera.

Madera y prefabricación pueden ir perfectamente de la mano -asegura Manuel García Barbero-. No sólo importa el material que se pone en la obra, también importa cuánto sobra”.

Según el ponente, “el kit en España choca todavía con numerosos prejuicios y, aunque funciona muy bien, los bancos son reacios aún a certificar la prefabricación”. Por ello, esta joven empresa todavía certifica en obra, muro a muro. “Hacemos también rehabilitación, siempre con madera laminada y siempre con la condición de alcanzar una alta eficiencia energética”.

VENTAJAS CONSTRUCTIVAS DEL USO DE LA MADERA EN EL PROYECTO Y EN LA OBRA

La segunda parte del evento se abrió con una mesa redonda en la que destacadas personalidades del sector debatieron sobre las ventajas constructivas del uso de la madera en el proyecto y en la obra, frente a los mitos que perviven en su contra.

Manuel Lobo, consultor de la empresa FINSA, recordó a todos los asistentes que “estamos unidos por la madera”. Y detalló: “Desde el bosque y hasta el proyectista, pasando por la industria, la logística y la instalación, pasando necesariamente por el diseño, estamos todos conectados”.

De izquierda a derecha Ana Belén Noriega, Gonzalo Anguita y Manuel Lobo.

Gonzalo Anguita, director ejecutivo de FSC España, se lamentó por la incesante emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera, y abogó por alcanzar la descarbonzación (2050) y la edificación de consumo de energía casi nulo (2020). “Construyendo con madera, la demanda de energía es menor y emitimos menos CO2 -introdujo-. La certificación FSC propicia beneficios sustanciales en el medio ambiente y también mejoras sociales reales, incluso en las áreas tropicales del planeta. Además, garantiza el vínculo con el ciclo de vida de la madera”.

Para terminar, Anguita mostró un vídeo de divulgación de las ventajas que comporta construir con madera, editado por FSC España, en colaboración con destacadas firmas del escenario actual de esta actividad.

Ana Belén Noriega, secretaria general de PEFC España, reclama que “los bosques, gestionados de una forma sostenible, sean útiles a la sociedad”. El camino trazado por PEFC es la certificación, no sólo de la madera en origen, sino de la cadena de custodia de todas las empresas por donde transita esa madera, hasta llegar al consumidor. A su juicio, “el consumidor marca las pautas, pero es necesario que cambie sus hábitos. Por ejemplo, exigiendo madera certificada en la construcción”. Junto al consumidor, son potenciales impulsores de la certificación ambiental los legisladores, la contratación pública y privada y, por supuesto, los bancos. «Con la madera certificada -concluyó Noriega- el prescriptor dispone de una cadena de suministro sin riesgo”.

Juan Ignacio Fernández-Golfín.

El debate posterior a las presentaciones dio mucho de sí. Juan Ignacio Fernández-Golfín, en representación del INIA -Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria-, compartió que “actualmente existe una macro política favorable a la madera en la construcción. Sin embargo, falta una micro política que propicie las normas y respuestas técnicas que requieren la industria, la prescripción y los demás actores de la construcción”.

José Antonio Tenorio, en representación del Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja, abogó por la combinación de la madera con otros materiales en la construcción moderna. Algo que suscribió Manuel Lobo, desde FINSA.

Fermín Vázquez (Estudio B720) defendió el conocimiento, frente a la ignorancia. De acuerdo con él se mostró Ana Guasp (Estudio LAMELA), quien reconoce que todavía hay mucho miedo a prescribir madera, por desconocimiento.

Para terminar Guillermo Fernández Centeno, representante del MAPA y moderador de la mesa, lamenta la escasez de oferta de madera de calidad para la construcción fabricada en España. Y se preguntó: ¿Es suficiente la formación y capacidad de los profesionales de la instalación de los modernos productos y sistemas ligados a la madera que están a disposición de la edificación y rehabilitación actuales?

Guillermo Fernández Centeno (MAPA) moderó la mesa redonda sobre Arquitectura en Madera.

PROYECTOS EN MARCHA, EN FAVOR DE LA MADERA

Cerró la jornada la exposición de sendos proyectos en favor de la madera en una construcción sostenible.

Marta Conde y José Antonio Tenorio.

Marta Conde, portavoz de MADERIA, en representación del grupo operativo MADERA Construcción Sostenible en el ámbito del Programa Nacional de Desarrollo Rural, aseguró que “tenemos muchos argumentos para que la madera esté en la construcción actual y del futuro; argumentos contrastados, no subjetivos”.

Este grupo operativo se propone dar valor a las maderas nacionales, así como poner a disposición de los prescriptores y otros agentes del sector de la construcción, un selector de productos de madera. En definitiva, generar un mayor conocimiento del material. Otorgar DAPs (declaraciones ambientales de producto) a productos y sistemas para el sector. También fichas técnicas caracterizadas, de materiales y sus prestaciones.

“Sumando soluciones que cumplan el Código Técnico de la Edificación -completó José Antonio Tenorio-. De cubiertas, fachadas, forjados… con madera”.

Carmen Avilés.

Carmen Avilés Palacios, profesora de la ETSI Montes, Forestal y Medio Natural de la Universidad Politécnica de Madrid, presentó para concluir el evento el proyecto Urban Forest Innovation Lab, en el ámbito de las UIA (Urban Innovative Actions).

Una iniciativa que se va a desarrollar en Cuenca, que pone el foco en unir lo rural con lo urbano, trabajando “para que desaparezca esa dicotomía”.

Urban Forest Innovation Lab (UFIL) plantea cómo la arquitectura en madera puede contribuir a generar riqueza en el entorno rural, generando innovación y oportunidades para nuestro sector.

Este programa está diseñado para impulsar la creatividad entre los participantes, desarrollando su conocimiento técnico, su imaginación y su actitud emprendedora. Los contenidos serán impartidos mediante su aplicación a retos reales del bosque de Cuenca, y el objetivo final es ayudar a los emprendedores a desarrollar una idea empresarial en la fase final.

ARTICULOS RELACIONADOS:

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.