lunes , 22 de julio de 2019

Arquitectura

El aislamiento de suelos, paredes y techos, más el aprovechamiento del Sol y de la inercia térmica de la tierra garantizan el agua caliente sanitaria y el enfriamiento con un ahorro del 95% en verano, y del 80% del calor en invierno.